Alimentación de los venados

Todas las especies de venados son herbívoras, lo que significa que sólo se alimentan de hierba y plantas, no consumen ningún tipo de carne. Son muy oportunistas cuando se trata de comer, por lo que se alimentan de todo lo que puedan encontrar en su camino. Algunos de los alimentos más comunes son la hierba, plantas, hojas, raíces y tallos.

corzoAdemás durante algunas épocas del año pueden incluir en su dieta alimentos como  las bayas de árboles pequeños y arbustos, bellotas, hongos, y algunos tipos de frutas dulces que estén disponibles. Ellos pueden ser una molestia para los agricultores de la zona debido a que invaden los cultivos cuando se está cosechando maíz o soja.


Los ciervos tienen un estómago de cuatro cámaras y un proceso muy complejo para digerir los alimentos. Mastican la comida, la tragan y luego la regurgitan para masticarla nuevamente y volverla a tragar.  De esta forma es que finalmente obtienen los nutrientes de los alimentos.

Debido al largo proceso digestivo y el hecho de que una gran parte de sus alimentos sale en forma de residuos,  necesitan consumir gran cantidad de comida todos los días, actividad a la que pueden dedicar varias horas, fundamentalmente durante la madrugada y después del anochecer. Ellos tienen una excelente visión de noche, así que no es un problema encontrar alimentos en ese horario.

Los venados naturalmente comen menos en los meses de invierno, debido a que los alimentos no son suficientes en esta época del año, esto provoca entonces que se vuelvan menos activos con el objetivo de ahorrar energía. Algunas personas asumen durante el invierno es más difícil ver a un ciervo por las bajas temperaturas, pero la verdadera razón es que sus fuentes de alimento escasean. Esto no quita que también traten de protegerse de los fuertes vientos en un refugio.

Los dientes de los venados son muy interesantes. En la mandíbula inferior tienen dientes muy pequeños, esto les permite desgarrar los alimentos en pedazos más pequeños. No tienen dientes situados en la mandíbula superior y en la parte posterior de las mandíbulas poseen muelas que usan para masticar lo que comen. Se dice que tienen un paladar muy agudo.

Cuando la comida es difícil de encontrar, la supervivencia de los ciervos en un área se torna muy dura. No son como otros animales que dejan el hábitat en busca de alimentos, de hecho, son más propensos a morir de hambre, sufriendo una muerte lenta y dolorosa, que a buscar otro lugar para comer.

Es común que un ciervo macho adulto coma hasta cinco libras de alimentos por día, cantidad que puede variar dependiendo de la especie y el lugar donde se encuentre. Además existen algunos tipos de alimentos que ofrecen mayor sustento y por tanto la cantidad de comida a ingerir, disminuye en general.